martes, 31 de enero de 2012

Poner la funda a un edredón nórdico


Este pequeño manual no es específico para aquellos que planeen vivir una temporada en Holanda, sino que puede aplicarse a muchos otros paises extranjeros. A día de hoy, dado el punto de globalización que hemos alcanzado (véase IKEA), puede que muchos de vosotros ya hayáis adaptado vuestra ropa de cama al modelo nórdico y consideréis este artículo una perogrullada innecesaria. Para el resto, ahi va una pequeña explicación:

Tras toda la vida en España, yo sólo había utilizando nuestro modelo tradicional de sábana-inferior, sábana-superior, manta/s (y, opcionalmente, colcha fina de función decorativa). También conocía de vista el modelo mixto, que viene siendo el tradicional, con la novedad de sustituir las mantas por un edredón nórdico y dar asi a la ropa de cama una consistencia más ligera. Éste segundo fue el modelo que yo tenía en mente cuando llegué por primera vez a Holanda.

Sin embargo, mi sorpresa fue grande cuando, tras adquirir el edredón, comencé a toparme con problemas para encontrar la sábana de arriba. Fue entonces cuando caí en la cuenta de que existía un tercer modelo en el mundo; el nórdico (y de que el "modelo dos" no era más que una mezcolanza arbitraria de esas que tanto nos gustan por estos lares).

Para los que todavía no sepais de qué estoy hablando, el modelo nórdico aúna la sábana superior con el edredón. De este modo lo que encontramos en una cama de esta categoría es la sábana inferior de toda la vida, y encima únicamente el edredón. Así planteado, este modelo adolece de un error de diseño en cuanto a la higiene, estaréis pensando... Pero el truco está en cubrir el edredón con una funda intercambiable que ha de cambiarse con la misma frecuencia que las sábanas. Vamos, lo que es una sábana superior con hechura de funda.


Con este sistema, el proceso de hacer la cama cada mañana (tedioso para muchos) se vuelve sencillo e inmediato (ya que no es más que extender una manta sobre una superficie). Pero sin embargo, presenta la desventaja de que la acción de intercambiar la funda del edredón suele resultar complicadísima para los profanos. Y como consecuencia, puede que algunos en ultima instancia acaben renunciando a unas sábanas limpias y adopten el modelo 2,5 (sí, el del bug de higiene).


Como ya he hablado demasiado, y un video resulta siempre más didáctico que el más detallado de los discursos, me callo ya y os pongo el video de un chico que nos explica el sistema estándar con el que la mayoría de los nórdicos colocan estas fundas (y que los recien llegados desconocemos).








¡Si te ha gustado dame un like en Facebook!

Y si no quieres perderte lo próximo, sígueme aquí

2 comentarios :

  1. Hola soy Carolina, y estoy muy contenta con mi nuevo edredón nordico

    ResponderEliminar
  2. Hola soy Juan Antonio y si mi abuela tuviera ruedas sería una patineta.

    ResponderEliminar