sábado, 1 de febrero de 2014

Hacer la compra online en el Albert Heijn


Una de las primeras cosas que me compré nada mas trasladarme desde España a la casita de Aalsmeer fue un carrito de octogenaria. Sí, de esos que las abuelas llevan a la compra cada mañana, sólo que el mío, en un fallido intento de rediseño, en vez de ser marrón es violeta y en lugar de estampado a cuadros viene decorado con pequeñas espirales. Pero es que el súper, hablando en plata, quedaba a tomar por culo. Así que para solventar este problema de distancias, problema por otra parte inexistente para mis compañeras por obra y gracia de sus bicicletas, no me quedaba otra opción que hacer un único viaje los sábados con el objetivo de aprovisionar las alacenas para el resto de la semana. No caí entonces en la cuenta de que el ubicuo Albert Heijn ofrece un servicio de entrega a domicilio que, aunque tiene sus más y sus menos, en determinadas ocasiones resulta la mar de práctico. Como por ejemplo cuando te atropella un coche y has de permanecer por fuerza dentro de casa reposando tu espalda maltrecha.


(sí, a mi también me han dejado sin palabras)


Para los más novatos aclararé que el Albert Heijn es el supermercado más importante de los Países Bajos, ese que encontraréis en cada esquina. Y que en el blog ya explicamos con anterioridad los secretos de comprar in situ en sus establecimientos y la manía que éstos tienen de desaparecer de vez en cuando para reaparecer en dos semanas como si nada hubiera pasado. Así que hoy nos centraremos en explicar cómo hacer la compra por internet para que los empleados del Albert nos la traigan a casa y en analizar si después de todo éste es un servicio nos compensa o no.

Antes de nada os interesará comprobar si el AH reparte en vuestra zona o no (en algunos pueblos todavía no han instaurado la entrega a domicilio). Podéis comprobar vuestro código postal en esta página. Una vez verificado esto, haremos lo que haría toda adolescente estadounidense a la hora de decantarse por uno de los dos gallardos muchachos que la pretenden incondicionalmente: una lista de pros y contras.


Pros:

- ¡Que traen la compra a casa! Más concretamente a tu cocina, nada de dejarte las cajas en la puerta. Que te metieran las cosas en la alacena ya sería lo más, pero para mi infortunio hasta este punto no llegan.

- La aplicación para comprar online es sencilla y práctica. Haces la compra rápidamente, puedes ver todo lo que adquiriste con anterioridad (¡todo lo que pagaste hasta el momento con tu bonuskaart se ha quedado registrado! Al final la tarjetita de marras tenía más usos que el ser una mera trampa para turistas...) e incluye un montón de recetas fáciles para darte ideas sobre qué escoger. En el video de abajo se explican todos estos extras.

- No sólo disponen de servicio de entrega sino también de recogida. No, no te bajan las bolsas de basura al contenedor (de nuevo para mi desventura) pero lo que sí se llevan son las botellas con statiegeld, devolviéndote el dinero que pagaste por adelantado.

- Puedes escoger también artículos de droguería del Etos (medicinas, cremas..), pues Etos y Albert Hein pertenecen al mismo holding y, muy curioso, también tabaco (es la primera vez que veo un servicio de tabaco a domicilio). Lo mismo respecto al Gall Gall, puedes pedirte sin problema alcohol de alta graduación, aunque luego tendrás que mostrar tu identificación al repartidor.



Contras:

- Que te traigan la comida a casa va a costarte entre cuatro y ocho euros (lo rebajan un poco si tu compra supera los cien). El precio puedes escogerlo tú en una carta de horarios, pero ten en cuenta que cuanto más barato sea, mayor será el rango de tiempo que vas a tener que estar esperando. Sin darme cuenta la primera vez seleccioné el modo más barato y tuve que estar pendiente de la visita de los repartidores del AH desde las cuatro de la tarde hasta las nueve de la noche.

- La compra mínima es de setenta euros. Menos no te lo traen a casa.

- Lo que has comprado no viene en bolsas sino en unas cajas de plásico similares a las que se ponen bajo el manillar de las bicicletas. Cada caja te va a costar cuatro euros adicionales, aunque puedes devolverlas en la siguiente entrega, con lo cual sólo te tocaría pagar en tu primera compra. Un detalle importante que yo no descubrí hasta la segunda entrega (y tenía mi micrococina más saturada que el metro de Japón) es que estas cajas son plegables, por lo que puedes guardarlas de manera que ocupen muy poquito espacio en tu casa.

- El Albert Heijn no es precisamente el supermercado más barato de Holanda. El abastecer tu cocina al por mayor puede ayudarte a controlar tus gastos mensuales evitando que compres artículos supérfluos, pero aún así si estás buscando una alternativa low cost no creo que esto sea lo más adecuado.



Como nos han salido cuatro puntos de cada, la decisión final es vuestra. A los que estéis interesados dos iré que usar la aplicación para comprar online es muy sencillo, pero aún así para despistados o recién llegados aquí va un pequeño tutorial:


                     



La compra no se paga por internet sino que os la cobrarán con la tarjeta pin en el momento de la entrega (ajustando los últimos cambios efectuados in situ, es decir las botellas y cajas devueltas).

Y como detalle final, decir que en tu caja meten un regalico sorpresa. A mi me vino un yogur (si, uno) y unas lays a la pimienta. Las lays fueron de agradecer pero como no tomo lácteos el yogur se lo acabé llevando a mi compañero de trabajo chino, que agradece mucho cualquier cosa que le lleves siempre que sea comestible.


Lista de tareas particular del compañero chino


Y esto ha sido todo por hoy. Pronto vendrán más tutoriales relacionados con hacer cosas sin moverse de casa, así que partir de ahora ya podéis estampar vuestras bicicletas con cualquier objeto móvil que se cruce en vuestro camino con total tranquilidad.




¡Si te ha gustado dame un like en Facebook!

Y si no quieres perderte lo próximo, sígueme aquí

11 comentarios :

  1. ¡Que suerte! Yo no conseguí que entraran el frigorífico en la cocina. Francisco Manuel (Sevilla)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf espero que al menos no te lo dejaran el la puerta DE ABAJO, que es algo que se estila mucho por estas latitudes

      Eliminar
    2. No, en el pasillo de casa pero no en la cocina, por lo visto, "si se saca de la caja pierde la garantía" (sic) o eso es lo que me dijo el transportista. Pero creo que es bastante dificil utilizar un frigorífico sin sacarlo de la caja. Francisco Mnauel (Sevilla)

      Eliminar
    3. ¿Y no podía dejarlo con caja pero *en la cocina*? Madre mía la de excusas que ponen para trabajar menos.

      Eliminar
    4. no cabía por la puerta de la cocina con caja, hay que sacarlo de la caja para meterlo en la cocina. Era una caja de cartón con protecciones de poliespán (corcho blanco) que se quita en 1 minuto.. Excusas baratas. Francisco Manuel (sevilla)

      Eliminar
  2. ¿No es más barato el "Dirk van den Broek"? Aunque es cierto que en el centro de Amsterdam no hay ninguno, o al menos yo no lo he encontrado. Francisco Manuel (Sevilla)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el c1000 también es más barato y ya no digamos el lidl de los alemanes. Pero con éstos no puedes comprar online de momento, que es lo que hoy nos ocupa

      Eliminar
  3. Ooooootra razón más para llamar a esto Pueblo (aunque los habitantes digan lo contrario).

    Mr. Albert ha montado su castillo en el pueblo pero aún no ofrece el servicio a domicilio.
    Me he enterado, no? Porque yo en el AH compró sólo si me quiero dar un gustazo. Según el marido no compramos en Aldi porque es para pobres, así que subimos un poco de nivel y compramos en el Lidl que es para pobres-ricos. Y por supuesto, la compra semanal no puede superar los 40 euros. Hay veces que nos vamos a la casa con un mercado de 25! Eso no podría pasar jamá en el AH!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja bueno saberlo! Osea que al lidl está bien ir pero comprar en el Aldi ya se considera demasiado bajo estátus, lo tendré muy en cuenta. La verdad es que aunque me da rabia, por unos motivos u otros siempre acabo comprando en el maldito albert (en estos súperes de pobres no tienen las mariconaditas de soja que me gustan a mi, por desgracia) y si, la compra semanal sale por bastante más. ¡Qué rabia!

      Eliminar
  4. Jo, nadie repara en que en la lista de tareas del chino el lugar de la columna DONE, tiene la columna DONEr Kebab

    ResponderEliminar
  5. Yo un par de veces al mes voy al Lidl en coche con una amiga. Fuera de eso intento hacer la compra de fruta/verdura/carne y pescado. legumbres y pasta en las tiendas turcas (mucho más barato) El resto de cosas las intento comprar en el Netorama, que está cerca de mi casa y tiene muy buenos precios. Aún así piso el AH más de lo que querría :(

    ResponderEliminar